Maximiliano Bravo confesó a Ventanal

-

Ventanal, edición marzo-abril 2019.

Sección:

“El principal mito hacia las personas con Trastorno del Espectro Autista, es que somos niños eternos”.

“Las personas en el Espectro Autista (condición neurológica que comienza en la infancia y dura toda la vida) sufren una discapacidad del desarrollo que provoca problemas comunicacionales y dificultades sociales. Somos muy selectivos para demostrar nuestra emocionalidad”.

“El principal mito de nuestra condición es que somos seres asexuados. Eso se liga a otro mito: que somos niños eternos”.

“Tuve una niñez dura. Siempre me sentí raro. No me sentía plenamente humano. Mis compañeros no me comprendían, no me respetaban. Decían que tenía una mirada robótica. Deliberadamente borré esos episodios”.

“Si bien se piensa que estamos mas ligados a los números, en sociología, mi imaginación sirvió para hacer muchas preguntas que no tienen un sí o un no como respuesta”.

“Algunos de los ambientes laborales son sensorialmente invasivos para nosotros. Los empleadores deben permitir que trabajemos remotamente. Entre ellos hay mucho desconocimiento sobre el Espectro–”.

“Entre nosotros (Camila, su polola, que también es Asperger) no existen ambigüedades ni dobles intenciones. Llevamos una relación de mucha afectividad pero, hasta ahora, no es sexual”.

“Las personas del Espectro sentimos afinidad con los animales, porque no exigen tanto como los seres humanos”.

Blog de Maximiliano Bravo: Asperbuho1090.wordpress.com

Textos extractados de entrevista de Carolina Méndez en Diario La Segunda 16/5/2019.